[107] UTOPICUS Francisco Silvela - Idoia Otegui Arquitectura
Architec Idoia Otegui, based in Madrid. Works and designs
idoia otegui, arquitectura, architecture, otegui, iotegui, idoia, design, madrid, work, projects
3346
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-3346,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.6.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive

[107] UTOPICUS Francisco Silvela

En el S.XIX el ensanche de Madrid por el barrio de Salamanca fue ocupado por un nuevo grupo social, la burguesía o la “nueva aristocracia”, surgida del comercio, los negocios y la banca, imponiendo un nuevo tipo de vivienda unifamiliar de lujo, rodeada de jardines, que representaba una nueva forma de concebir la vida en la ciudad, y cuyos propietarios eran jóvenes, de talante liberal, dinámicos, arriesgados en los negocios, y les gustaba gastarse su fortuna viviendo como las gentes de su condición en el resto de Europa.

Encontraron en la periferia de Madrid suelo barato donde construir un tipo de Palacio señorial más pequeño, al que llaman de forma “cariñosa” Palacete, de corte “villa” Italiana y porte regio, eran de gran belleza interior y exterior.   Posteriormente se implantó el modelo de “hotel” francés de primer, segundo o tercer orden, dependiendo de la situación económica del propietario, que se levantaría a ambos lados de la Castellana  con una cierta unidad y en el ensanche del actual barrio de Salamanca.

Mucho más lejos, detrás de la Ronda (hoy calle Francisco Silvela) solo había huertas regadas por el arroyo del Abroñigal, entre ellas una muy conocida que cultivaba principalmente Guindos: “La huerta de Don Guindo” un señor que surtía a los conventos de esta fruta acida conservada en agua ardiente, para la elaboración de almibares y compotas, de ahí “la guida del pastel”.

Hacia 1865 aprovechando el impulso del Ensanche de Madrid, pero sin estar sometidos a ninguna normativa al ser propiedad particular, los dueños de las huertas, las parcelan para empezar a construir lo que llaman pequeños “hotelitos” unifamiliares “de recreo” con jardín delantero, palomar, gallinero y huerta trasera con árboles frutales. Ya en 1882 se habla del barrio de La Guindalera.

Entre 1890 y 1929 varios empresarios crean la Colonia que llamarán “El Madrid Moderno”, el barrio más europeo de Madrid escribía el ABC en 1906. Un barrio muy peculiar, que evoca el urbanismo inglés, seguramente influenciado por ingleses que vinieron a construir el nuevo metro de Madrid. Eran viviendas muy agradables, de estilo neomudéjar “moderno” al introducir dibujos en el ladrillo y adornos modernistas de cerámica de colores y lo más característico; jardín delantero cerrado con artísticas verjas de hierro y acceso directo al sótano y entada cubierta por balcones de madera sujetos por esbeltas columnas con capiteles de hierro fundido.

Se llegaron a construir 94 hotelitos o villas de las que quedan tan solo 12. Pero basta este ejemplo para querer evocar su historia y su espíritu en el interior de nuestro nuevo espacio, situado en el límite que separa la bulliciosa Ronda (Francisco Silvela), de La guindalera, con vocación de barrio pequeño y tranquilo y orgullosos de poseer una identidad y personalidad propia e independiente del distrito de Salamanca al que pertenece.

UTOPICUS

Arquitecto:idoia otegui_ i! arquitectura

Cliente: UTOPICUS

Colaboradores: Martín&Pelaez, Lucia Buiza, Paula Anguita

Renders: Supernova

Superficie: 3.100,00 m2

Pem: 1.494.476,00€

Estado: En Construcción